Ovodonación o donación de óvulos

Según la Sociedad Española de Infertilidad, existe en nuestro país un 15% de parejas infértiles. De ellas, cerca de la mitad acuden a los profesionales médicos para estudio y tratamiento. En la mayoría de los casos se logra la gestación a partir de los propios gametos pero cuando el factor causal es ovárico o testicular irreversible se debe acudir a la donación de ovocitos o de espermatozoides.

Los tratamientos de esterilidad van encaminados a solucionar el problema y conseguir una gestación, pero siguiendo una política de “escalones”, esto es, desde la solución más sencilla hasta la más compleja. En la elección del tratamiento adecuado intervienen sobre todo, las indicaciones médicas o diagnóstico previo de infertilidad hasta factores tales como duración de la esterilidad, número de intentos en determinadas técnicas de reproducción asistida, y edad de la mujer. Este último es uno de los factores más determinantes a la hora de conseguir un embarazo. En España, como en otros países desarrollados, las mujeres han optado por retrasar cada vez más la maternidad, siendo ésta una de las causas del creciente aumento de los problemas para concebir.

La donación de gametos se considera el último escalón en Reproducción Asistida. Se utilizan espermatozoides u ovocitos procedentes de donantes cuando no existe una posibilidad razonable de conseguir una gestación con otro método. Actualmente, con la posibilidad de realizar microinyección espermática intracitoplasmática (ICSI), con la que se puede inyectar un único espermatozoide dentro del ovocito, incluso recuperando los espermatozoides directamente del testículo en varones azoospérmicos (sin espermatozoides en el eyaculado), apenas si se puede hablar de esterilidad masculina. Sin embargo, hay casos en los que no existen espermatozoides, ni siquiera en el testículo, o son incapaces de lograr una fecundación. En estas ocasiones o cuando el varón es transmisor de una enfermedad hereditaria, la única solución para conseguir un embarazo es el empleo de espermatozoides procedentes de donante.

El proceso en la mujer es más complejo. En circunstancias normales, sin que exista ningún factor masculino, una pareja joven se someterá, en primer lugar, a inseminaciones intrauterinas con el semen del marido para lograr un embarazo. Si tras varios ciclos de inseminación no se ha conseguido la gestación, el siguiente paso es la fecundación in vitro. Es entonces cuando se puede comprobar que la calidad de los ovocitos no es la adecuada y que existen pocas posibilidades de éxito. Otras veces el motivo es el tiempo. Después de transcurrir años, en ocasiones la reserva ovárica femenina comienza a disminuir sensiblemente, hasta prácticamente agotarse. La solución entonces reside en la recepción de ovocitos procedentes de donante. Sólo en los casos en los que inicialmente se comprueba que no existe reserva ovárica (fallo ovárico precoz) o también que pueden existir la posibilidad de enfermedades hereditarias, éste será el primer tratamiento de elección.

Tasa de éxito de la ovodonación

Como en todas las técnicas de reproducción asistida es importante saber la tasa de éxito de la ovodonación. Como siempre indicamos cada caso es distinto y la probabilidad de embarazo depende de muchos factores como cuando se realiza la transferencia, la calidad del embrión, la buena preparación del endometrio… Cada clínica tendrá una tasa de embarazo distinta pero la ovodonación es la técnica con mayor éxito (cuando la infertilidad afecta a la futura madre) en general el porcentaje de resultados positivos se encuentran entre un 60% y un 70% bajando este resultado en pacientes mayores de 45 años.

donacion de ovulos

Receptora de donación de óvulos

La donación de óvulos se efectúa con éxito desde que el grupo de Trounson y Wood lo llevara a cabo por primera vez en 1983. A partir de ese momento se extendió por todo el mundo.

No obstante, esta forma especial de filiación materna, el tratamiento de ovodonación permite a una mujer tener un hijo que no es genéticamente propio, es una novedad para la especie humana y en principio puede impactar psicológicamente a las receptoras. Algunas están preocupadas también por la posibilidad de transmisión de infecciones, así como de tener un hijo con desórdenes genéticos.

Desde un punto de vista puramente racional, la donación de ovocitos es un espejo de la donación de semen. Consiste en introducir en una pareja la mitad del material genético de una tercera persona (ya sea un donante masculino o femenino). Pero para llevar a cabo estos procesos se debe pasar por su aceptación incondicional, habiendo resuelto previamente todas sus dudas. A ello se suele llegar después de varias consultas o entrevistas dando a los cónyuges la oportunidad y el tiempo de discutir, dialogar y tomar la decisión en la intimidad del hogar. Finalmente, cuando todas las dudas se hayan resuelto, procederán a firmar el consentimiento informado.

ovodonación

El procedimiento consiste en la fecundación de los óvulos procedentes de una donante con espermatozoides del marido de la paciente. Una vez conseguidos los embriones, se le transfieren al útero de la receptora.

Las principales indicaciones para la ovodonación son:

  • Edad
  • Enfermedades cromosómicas
  • Ausencia congénita de gónadas
  • Menopausia precoz
  • Antecedente de quimioterapia
  • Cirugía radical de ovarios por cáncer, endometriosis o infección pélvica
  • Tumores ováricos, endometriomas, etc.
  • Mala calidad ovocitaria o baja respuesta ovárica

En la ovodonación, las únicas indicaciones que no son tratamientos de primera elección son la edad y la mala calidad de los ovocitos o escasa-nula respuesta a la inducción de la ovulación. En el resto de los diagnósticos, la única alternativa para conseguir un embarazo es la donación de ovocitos. Por eso, la actitud de la mujer varía dependiendo de los casos. Sin embargo, al contrario de lo que ocurre con el varón, no suelen existir demasiados recelos y la aceptación del diagnóstico no es tan dura. La principal diferencia la marca el tiempo de espera que lleve la mujer queriendo quedar embarazada.

fecundacion-invitro

Cuando una mujer lleva varios años intentando lograr una gestación, y ha realizado varios ciclos de reproducción asistida, por regla general habiendo pasado ya en primer lugar por varias inseminaciones y luego por fecundación in vitro, llegar a la conclusión de que la única alternativa válida es la donación de ovocitos, suele resultar bastante frustrante. Muchas veces, las pacientes piensan que han estado perdiendo el tiempo y que todo el proceso, los tratamientos hormonales, ecografías, visitas a la Clínica y punciones, no han valido la pena. Sin embargo, hay que hacer comprender a la pareja que son necesarios todos estos pasos para comprobar cuál es la mejor manera de conseguir la gestación, pero de forma lógica y no comenzando por el final.

En muchas ocasiones, las parejas ya están muy cansadas al llegar a este punto y algunas abandonan. Las razones son distintas a las del varón: no se suele pensar tanto en la herencia genética, sino en el cansancio y desesperación derivados de tantos desengaños. Por otra parte, la mujer que quiere un hijo, desea, además, quedar gestante. Por eso es importante saber que durante el embarazo el feto va a alimentarse de su sangre y va a vivir la maternidad de idéntica forma que si el ovocito fuera suyo.

Una vez decidida la inclusión en donación, empiezan algunos otros problemas. El tratamiento en sí es bastante sencillo, más que el que conlleva la Fecundación In Vitro, por ejemplo. Pero psicológicamente es mucho más estresante.

En cuanto al proceso que se realiza, en primer lugar se valora el desarrollo del endometrio para prever, si es posible, una adecuada implantación embrionaria. Durante este ciclo de evaluación son necesarias pruebas complementarias: ecografías, análisis de sangre y, ocasionalmente, una biopsia de endometrio.

Si el ciclo de evaluación ha sido satisfactorio, se podrá iniciar la medicación para preparación como receptora. Esta etapa es una de las más duras porque la mujer tiene que esperar a que se consiga una donante adecuada y no se sabe exactamente cuando va a ocurrir. A veces transcurren unas pocas semanas pero en otras ocasiones pueden transcurrir meses, que pueden ser desesperantes para la paciente.

Cuando se han obtenido los óvulos de la donante, el ginecólogo se pone en contacto con la receptora para solicitar de su pareja una muestra de semen con el que fertilizar los ovocitos. Se programará la transferencia de los embriones al útero de la receptora a las 48 horas de la fertilización.

donacion de ovulos

El procedimiento de transferencia de los embriones se lleva a cabo generalmente sin anestesia y, salvo excepciones, no ocasiona más molestias que las de una exploración ginecológica. Solo requiere una media hora, incluyendo los minutos de reposo post transferencia.

El tiempo de espera desde la transferencia hasta que se realiza la prueba de embarazo es el más exasperante de todos. Pero en esto no se diferencia de lo que ocurre en cualquier otra técnica de reproducción asistida.

Padres por donación de óvulos

¿Quiénes son las donantes en la ovodonación?

Pacientes infértiles sometidas a FIV

Ahuja et al. introdujeron en 1996 la repartición de los ovocitos proponiendo la donación a las pacientes de FIV que tuvieran un número importante de ovocitos.

Estas pacientes parecían ideales para donar debido a que ellas no tenían un riesgo suplementario con el tratamiento, como ocurre con las jóvenes donantes voluntarias. No obstante, el proceso FIV en sí mismo, así como la donación, no es menos estresante que en las donantes ocasionales.

A pesar de que, en principio parecería más lógico o más justo que los riesgos de la donación los asumieran quienes estuvieran afectadas de esterilidad, ya que ellas se benefician en primera instancia de las técnicas de reproducción asistida, actualmente muchos están de acuerdo que, desde el punto de vista médico estas mujeres no deberían donar, debiendo reservar los óvulos y los embriones para si mismas.

En nuestro medio únicamente donan ovocitos las donantes que acuden a tal fin. Pensamos que todos los embriones que se obtengan de una pareja en tratamiento de esterilidad deben de pertenecer a la pareja, ya que no tienen asegurada la gestación en el ciclo en que realizan la donación de óvulos.

Donar óvulos de forma voluntaria

Las donantes deben tener entre 18 y 35 años, disponer de plena capacidad de obrar y poseer buena salud psicofísica. No deben tener enfermedades ligadas a cromosomopatías, genopatías o metabolopatías .

El médico que entrevista a la posible donante tiene en cuenta determinados factores:

  • a) Informar de una manera exhaustiva acerca del proceso de tratamiento y las consecuencias para su vida personal durante dicho tratamiento así como sus riesgos.
  • b) Evaluar la motivación de la donante, su capacidad para hacer frente al estrés de la donación, investigar las expectativas que tiene hacia la donación y si éstas son realistas.
  • c) Informarla acerca del uso de los ovocitos en general y la importancia de mantener su compromiso, sin ejercer presión sobre ella.
  • d) En caso de que la donante tenga pareja estable, se evalúa positivamente el apoyo que aquella pueda ofrecer.

Información y estudios previos a la ovodonación

Actualmente no es demasiado fácil encontrar mujeres que estén dispuestas a donar sus ovocitos. El método de captación de donantes femeninas suele realizarse en medios universitarios, por medio de carteles y propaganda informativa. La gran mayoría de las donantes, aún a pesar de una formación cultural extensa, desconocen cuál es el procedimiento de la donación.

Se les explica, no solamente que tienen que someterse a una serie de analíticas y estudios (hormonales, bacteriológicos, etc) con el que asegurar su estado óptimo de salud, sino el proceso de inducción de ovulación para conseguir los ovocitos. Es obligatorio firmar y comprometerse por escrito de la responsabilidad que asumen (hoja de Consentimiento informado), una vez se les ha notificado el procedimiento y sus riesgos.

No es infrecuente que mujeres que vienen muy motivadas para la donación, después de explicarles la metodología para la preparación, más los riesgos inherentes a la anestesia, hiperestimulación o hemorragias, deciden abandonar.

Sincronización con la receptora

Como se ha comentado ya previamente, la preparación del endometrio de la receptora es esencial para obtener éxito con esta técnica, ya que el endometrio debe tener una receptividad óptima para la implantación. Para ello es necesario el aporte exógeno de estrógenos y progesterona que igualen los efectos de las hormonas ováricas endógenas sobre el tejido endometrial.

Cuando se somete a la donante a la punción folicular para la obtención de los ovocitos, se llama a la receptora para indicarle que comience el tratamiento con progesterona y, al mismo tiempo, para que acuda el varón a dejar el semen en la clínica de reproducción asistida con el que fecundar los ovocitos.

Ya que no se sabe con anterioridad qué día exacto va ocurrir la donación, en muchos casos, ante la imposibilidad de desplazamiento del varón, se congela el semen previamente para utilizarlo el día que sea necesario.

resultado de la ovodonación

Resultados de la ovodonación

La ovodonación, desde la década de los 90, ha constituido una técnica muy satisfactoria para parejas que de otra manera no podían conseguir una gestación. Las tasas de gestación con este procedimiento son las más elevadas en Reproducción Asistida, oscilando entre un 40 y un 60% por ciclo de tratamiento . En nuestra experiencia, los resultados de la Clínica Tambre en donación de ovocitos fue de un 47,5% en el año 2001.

Desde otro punto de vista, si se piensa que una misma donante en un ciclo, puede ofrecer ovocitos para varias receptoras, el aumento del rendimiento constituye un beneficio de incalculable valor.

Riesgos para la receptora

A pesar de ser la donación de ovocitos la técnica de reproducción asistida que más altos porcentajes de gestación ofrece, también se ha notado un incremento en la tasa de complicaciones obstétricas de estos nacimientos. En particular, la hipertensión asociada al embarazo parece tener lugar más frecuentemente de lo esperado. Cuando ocurren complicaciones perinatales generalmente van asociadas al embarazo múltiple pero en los últimos años se tiende a transferir un máximo de 2 embriones para evitar estos problemas.

Aspectos psicológicos

Receptoras de la donación de óvulos

En la donación de ovocitos se plantean casi siempre los mismos miedos que cuando se trata de donación de espermatozoides. Y esto es lógico porque, en ambos casos, la fuente de preocupaciones estriba en el desconocimiento que se tiene sobre el/la donante como fuente de gametos. Las más habituales son:

  • El anonimato es la que más frecuentemente preocupa a las parejas. Aunque ellas hayan aceptado plenamente la técnica, desean mantener ante todos la discreción.
  • El estado de salud de los/las donantes es otra de las principales inquietudes. Necesitan las máximas garantías de seguridad ante cualquier posible alteración en el recién nacido.
  • El parecido de los hijos es una conjetura que, si bien normalmente ilusiona a los futuros padres, en este caso suele causar más intranquilidad. Aún sabiendo que la elección de los donantes se realiza, entre otras características, en base al parecido físico con los padres, a menudo suelen preguntar sobre el mismo.
Embarazo por donación de óvulos

El embarazo es en ocasiones un tiempo de angustias, las nuevas por lo que supone en si una gestación con sus incertidumbres, y las antiguas, hechas realidad con el éxito de la donación.

También a menudo encontramos con parejas que no pueden llegar a creer que lo que ocurre sea cierto. Sobre todo si han esperado mucho tiempo hasta ver el deseado final. Incluso piensan que algo malo tiene que ocurrir por fuerza (aborto, pérdidas tempranas, malformaciones, etc).
Finalmente, y como ocurre también con la donación de espermatozoides, cuando tiene lugar el nacimiento del niño, toda esta serie de incertidumbres desaparecen. La presencia del hijo lo supera todo y pueden comprobar que la realidad es otra que la intranquilidad y la congoja.

La buena comunicación con el equipo profesional, se constituye de nuevo en una de las bazas más importantes para limitar en lo posible la incidencia de este tipo de miedos sobre la receptora y su pareja.

Cúanto cuesta una ovodonación

El precio de una ovodonación depende de varios factores, en este artículo puedes ver de una manera más detallada cual es el coste de una ovodonación en el 2016. Los precios más económicos suelen estar sobre 5000 € y ascenderán en caso de clínicas más famosas y prestigio como IVI.

El futuro de la donación de óvulos

Con el propósito de evitar el riesgo de hiperestimulación ovárica en las donantes voluntarias, que a pesar de ser rara, es la complicación más temida, una de las vías de futuro es la de llevar a cabo la extracción de ovocitos inmaduros sin necesidad de previo tratamiento con gonadotropinas para madurarlos in vitro, procedimiento con el cual se han obtenido aceptables resultados. No obstante, el número de mujeres y de donantes con estas características ováricas es limitado y no puede ser aplicado con frecuencia.

Existe otro método que actualmente se halla en vías de perfeccionamiento y que aún requiere mejorar las técnicas de cultivo. Consiste en congelar tejido ovárico para posteriormente cultivar las células germinales y madurarlas in Vitro. Este procedimiento comienza a ser de gran utilidad para mujeres jóvenes que padecen tumores malignos con buena tasa de supervivencia, a quienes se les puede congelar tejido ovárico antes de quimio o radioterapia, para hacer uso del mismo cuando la paciente desee concebir. Con este recurso, se podría comenzar a pedir, durante el proceso de donación de órganos, la donación de ovarios de mujeres jóvenes post mortem, con destino a donación de ovocitos para pacientes infértiles con factores gonadal es irreversibles.

Así, en un futuro próximo, cuando una paciente con ausencia de gametos necesite donación de óvulos, se podrá solicitar al banco de tejidos los ovocitos apropiados según las características de la receptora. De esta manera se habrán obviado los potenciales problemas médicos, psicológicos y éticos que aún giran alrededor de las donantes de óvulos. Dentro de este campo, la congelación de ovocitos podría ser la solución para muchas mujeres que esperan recibir óvulos de donante.

Volviendo al momento actual, conocidos los pequeños riesgos a que están sometidas las donantes de óvulos, se debe continuar y además potenciar dichos procedimientos que han demostrado tener muy bajo riesgo para las donantes y que ofrecen una importante solución al lícito y necesario anhelo de reproducción humana.

Esta realidad puede resumirse siguiendo el concepto de Osam Abadía cuando dice que:

“En la medida que la sociedad entienda y acepte que la infertilidad es una enfermedad más que un inconveniente y que tener un hijo es un derecho básico humano más que un deseo, seremos capaces de aumentar el apoyo de los donantes benévolos de ambos sexos”.

Resumen
Fecha de revisión
Información sobre
Ovodonación
Valoración
5